Marta y Álvaro, se casaron el 25 de septiembre de 2021 en la Basílica de Santa María la mayor de Linares, Jaén. Su historia es de las que nos hacen soñar, un amor adolescente e inquebrantable, como me explica la novia -"Empezamos a salir juntos hace 13 años, yo por aquel entonces tenía 15 años y el uno más, desde entonces inseparables."- y su pedida tan sencilla como especial, nada pretenciosa, como ellos -"Me pidió matrimonio al atardecer en Vejer de la Frontera, Cádiz, un 14 de julio de 2020, justo en pleno COVID. En cuanto hincó la rodilla en el suelo me enseñó el anillo llorando, y yo no pude hacer otra cosa que llorar y abrazarle."-


Los preparativos de la boda fueron complicados, con muchos kilómetros de por medio, pero aún así, podían más las ganas y la ilusión -"Había que viajar mucho para que todo saliera perfecto... No obstante, lo recuerdo con mucho cariño."- Me cuenta Marta. Ella es de Sevilla, se casó en Linares y vive en Madrid.


Para el gran día, la maquilló Alejandra García.




El proceso de elección de diseñador para el vestido de novia fue arduo a la par que certero -"Estuve por Sevilla con más de 12 diseñadores distintos, pero ninguno de ellos supo inspirarme y darme la tranquilidad que me dio Teresa Baena. Con esa sencillez, elegancia y amabilidad, hizo que mi madre y yo en cuanto salimos de su taller dijéramos a la vez: ¡¡hemos encontrado diseñadora!! No lo dudamos ni un segundo."-





-"Soy una persona súper convencional y muy clásica. Cuando fui a empezar a ver vestidos sabía perfectamente lo que no quería y lo que sabía que a mi cuerpo no le sentaba bien. Efectivamente en cuanto me probé mi vestido en la primera prueba, supe que había sido el correcto. No me pude ver mas yo el día de mi boda."- La inspiración fue un vestido de Valenzuela, a partir del cual, en el taller de Teresa confeccionaron su propio vestido. Con escote redondo a la caja, manga tres cuartos y varias costuras en el pecho para darle consistencia y estructura, de línea recta de cintura para abajo. Con la espalda abierta enmarcada en forma de lágrima para darle protagonismo, botones joya y una abertura en la falda para darle un toque desenfadado al quitar la cola desmontable.



- "El detalle más especial que llevaba era la liga de mi madre, y en el ramo un broche con la foto de mis dos abuelos fallecidos."- Me cuenta Marta. Además de esto, acompañaban a su look nupcial un tocado ideal de plumas de Buffuna Hats, su anillo de pedida de Suárez, otro en forma de rosetón de M de Paulet, sandalias de Pedro del Hierro y un precioso ramo de flores preservadas.




La ceremonia religiosa se celebró en la Basílica de Santa María la mayor de Linares, a la que llegó acompañada de su padre en un lujoso coche clásico.




La decoración fue muy sencilla: hortensias blancas decorando el altar, paniculata para los bancos, y en la entrada dos columnas de hortensias de 2 metros. La música corrió a cargo de un trío de dos violines y un contrabajo. Hubo ceremonia de velación en la que la novia lució la mantilla de su abuela.




La celebración fue en Finca La Huerta, Jaén. Para la decoración siguieron el mismo hilo conductor de sencillez, pues la finca de por si, ya les encantaba a ambos -"Es muy verde, y con varias luces led quedó preciosa."-




Las mesas con mantelería blanca y sillas de bambú, fueron adornadas con centros rústicos de velas sobre láminas de tronco de árbol rodeadas de eucalipto y limones que les aportaron mucho encanto. La cena la sirvió el catering La manzana de Adán.





El baile nupcial lo abrieron con la canción de Ti amo -"se nos ocurrió bailarla porque salía en nuestra serie favorita que es la casa de papel, y luego rompimos con la canción Baila conmigo para animar a los invitados."- Me desvela la novia. La fiesta fue amenizada al ritmo de Soylpro.


-No hubo cambio de vestido, simplemente me quité el velo y la cola, los zapatos los cambié por unas converse que me regalo mi mejor amiga y me solté el pelo.-



Los encargados de capturar los detalles y momentos de este día tan mágico para Marta y Álvaro, fueron el fabuloso equipo de Perianyiez.


Gracias pareja por permitirme contar vuestra historia.


Laura Valle.



Se conocen de toda la vida, como ella misma me cuenta "vivimos en calles paralelas en Madrid y nuestras familias se conocían de siempre". Pero donde se fraguó realmente su amor, fue año tras año al inicio de la temporada estival, cuando coincidían en la piscina de la urbanización de Pedro, antes de irse con sus respectivas familias de vacaciones. Ana reconoce "a mi se me caía literalmente la baba al verle. Es 5 años mayor y cuando yo tenía 14 y él 18 le decía a mi madre ¡ay mamá, que guapo es Pedro, el chico más guapo del mundo! y ella siempre me decía que aún era muy pequeña y el muy mayor. No fue hasta 5 años después, cuando yo tenía ya 18, que un día de junio en la piscina se me acercó para darme la enhorabuena por haber entrado en la facultad de medicina. Desde entonces no nos hemos separado y ya han pasado 10 años."



La pedida de matrimonio fue el 26 de Junio de 202o (el día del cumpleaños de Ana) mientras desayunaban en su casa, por lo que fue toda una sorpresa para ella. El 2020 y este comienzo del 2021 han sido años muy duros para todos, pero especialmente para Ana y todas aquellas personas que han estado al pie del cañón en esta Pandemia. "...el trabajo en el hospital ha sido muy muy difícil; por ello, Además de para celebrar nuestro matrimonio y nuestro amor, la boda era el mayor regalo que Pedro me podía hacer". La emoción y la ilusión por celebrar con todos sus seres queridos después de un año complicado, fue el mayor revulsivo de la pareja.


"Por todo esto, los preparativos han sido complicados, cambios de hora, amoldar listas de invitados, el trabajo y el tema familiar pero intentamos que nada nos quitase la ilusión para que todo lo que organizamos con tanto esfuerzo saliese perfecto. Y así fue."


Pablo Cerdán se encargó de dejarla bellísima para la ocasión, con un maquillaje que potenciaba su mirada y un semirecogido con ondas, muy natural.


Para la elección de su vestido de novia y otro posterior para la fiesta Ana, confío en un gran diseñador con el que le une un vínculo muy especial; "mi amigo Jorge de Redondo Brand fue el encargado", que además de ingenio y saber hacer entre patrones y tejidos, la conoce a la perfección "somos amigos desde el colegio y a ambos nos hacía muchísima ilusión crear los vestidos de mis sueños. Sin duda, su maravilloso equipo lo consiguió y volvería a elegirlos ahora y siempre; cuanto más veo sus diseños más me gustan".


El primer vestido con silueta en columna, confeccionado en crepe de seda, con escote cuadrado y manga larga. Se remataba con una preciosa y vaporosa capa de organza de seda con lazadas en los hombros.



En cuanto a los complementos, eligió unos pendientes de su bisabuela con gran calado sentimental "Desde hace años tenía claro que me casaría con esos pendientes al igual que mi abuela y mi madre". Además, en el ramo, llevaba una medalla tanto de la virgen de su pueblo como de la patrona de su colegio, regalo de sus amigos de estudios "me hizo muchísima ilusión". Para rematar el look nupcial escogió una sandalias blancas de Salo Madrid.


Se casaron el pasado 19 de junio de 2021 en La Alberca de Záncara (Cuenca), el pueblo familiar de la novia. La ceremonia tuvo lugar en la espectacular iglesia gótico-renacentista del S.XV de Nuestra Señora de la Asunción del municipio. En palabras de Ana: "La iglesia más bonita del mundo, teníamos claro que la boda sería allí".



De la decoración floral se encargó Floristería Eva, una buena amiga de la familia. Realizó dos guirnaldas de flores en la entrada de paniculata, olivo y eucalipto para realzar el arco de la puerta y unos pasilleros de paniculata en el interior de la iglesia.



La celebración fue en Villarobledo, en la finca El Jardín las Adelfas. "Los dos lo teníamos claro: un sitio en la naturaleza, al aire libre, con zonas cubiertas y que transmitiese la alegría que queríamos que fuese esencia de la boda, y así fue. Lo encontré muy cerca de mi pueblo y fue amor a primera vista. No necesité ver ningún sitio más."



Ana y Pedro querían que el cóctel fuese muy ameno ya que todos deseaban que llegase su día para celebrar y disfrutar juntos. Qué mejor que bailar sin parar con Mahareta, un grupo de jóvenes sevillanos que amenizó todo el aperitivo. "Son geniales y súper divertidos".




"El espacio la verdad es que necesitaba poca decoración, pero decoramos todo el techo de la carpa con luces y guirnaldas de olivo, eucalipto y falsa pimienta y elegimos olivos como centros de mesa."


Además, los meseros fueron pintados en acuarela por su amiga Cris y la misma novia.



Para la comida y la fiesta disfrutaron al ritmo de Joao Ribeiro, el Dj preferido de Pedro. "Él tenía claro que si o si tenía que estar y no defraudó, es el mejor, consiguió que la gente no parase de bailar hasta el final."



El segundo vestido también de Redondo Brand fue un diseño similar al anterior en cuanto a la silueta, con un escote cruzado espectacular que consistía en un volante de tafetán y lentejuelas. Más liviano para permitirle bailar hasta el fin de fiesta.


Ana asegura "Sin duda los vestidos transmitían sencillez y elegancia, sin ir disfrazada y reflejando en todo momento mi esencia, eran muy YO".


Todas las fotografías de esta boda fueron tomadas por el magnífico equipo de Click 10.


Gracias Ana y Pedro por permitirme contar vuestra historia. Os deseo lo mejor, que seáis igual de felices siempre.


Laura.


Proveedores:

Fotos: @click10fotografia

Espacio: @jardin_las_adelfas_bodas

Flores: @floristeriaeva

Vestidos: @redondobrand

Zapatos: @salo_ madrid

Maquillaje y peluquería: @pablocerdan

Chaqué: @oldjeffrey

Grupo: @mahareta1

Dj: @joaoribeiro






¡Enhorabuena! ya habéis dado el paso más importante, habéis decidido casaros, y ahora hay que empezar a pensar en los preparativos de la boda. Estoy segura de que desde este momento serán muchas las dudas y las preguntas que os rondarán la mente. La más importante es quizás ¿por dónde empiezo?


Los 3 pasos básicos y más importantes son:


- La elección de la fecha, escogerla puede ser lo más simple del mundo para algunas parejas, o todo un trance para otras. Será imprescindible puesto que a raíz de ésta se desarrollará todo el evento, y comenzará la cuenta atrás para empezar con todos los preparativos. Es importante tener en cuenta muchas cosas; festividades, climatología, luz, y ver si esto encaja en vuestro ideal de boda.


- Analizar el presupuesto, sentaros a hablar y pensad bien cuanto queréis destinar a vuestro día B. Repartidlo por partidas y priorizar ideas. Es esencial para tener claras cuáles serán las partes de la celebración en las que queréis hacer más hincapié: cuidar a los invitados, la música, la decoración, la ceremonia... La elegida (pueden ser varias), será en la que se deba invertir una parte más importante del dinero ¡¡pero cuidado!! siempre teniendo en cuenta que aún quedan otras muchas cosas de la boda por cerrar, y debe haber presupuesto para todo. No os dejéis llevar por la emoción.


- El número de invitados, de él depende el lugar en el que se van a celebrar la ceremonia y el banquete, ya que hay que elegir espacios con aforo suficiente para todos ellos.


Escoger a proveedores que os den buen feeling, que sean profesionales y os transmitan la confianza necesaria para delegar en ellos. Es fundamental para tener la tranquilidad de que todo va a salir bien. Una boda es una montaña rusa de emociones, y es importante tener al lado a personas empáticas que sean resolutivas y tengan un trato exquisito con todos, pero especialmente con vosotros: los novios.



Cada uno de los profesionales de una boda tiene sus tareas específicas, a las que están habituados y de las que son referentes, sobrecargarles con trabajo extra que no les corresponde impide que desarrollen bien su función, y por lo tanto que no puedan dar el 100%.


Todo esto puede pareceros un quebradero de cabeza, lo sé, ya que hay una lista interminable de tareas por hacer, cosas que decidir, proveedores que visitar…, pero si no disponéis del tiempo suficiente o si os abruman estas responsabilidades, podéis contar con la ayuda de una Wedding Planner, ella hará que este periodo no suponga una carga para vosotros, y que en vuestro gran día todo salga perfecto.



Algo fundamental para conseguir el mayor éxito, es hacer equipo e implicarse al máximo como pareja. Compartir cada segundo, cada decisión, y tener claro que va a ser un día especial para ambos, por lo que debéis estar a gusto con cada uno de los momentos que vayan a tener cabida en vuestro día. Vuestra Wedding Planner será la mayor aliada para haceros disfrutar del proceso y no llegar al día de la boda agotados. Conocemos el sector y podemos sumar para que vuestro día sea tal y como lo habéis soñado.


Espero haberos sido de ayuda.

Laura.










Formulario de suscripción

¡Gracias por suscribirte!